Budo Zanshin

Tuesday, March 27, 2007

Sonkyo

En algunos momentos te das cuenta de que algunas cosas cambian en ti. Ayer me ocurrió durante el entrenamiento.

Sonkyo
Originally uploaded by Solinde.



La posición de Sonkyo es el saludo tradicional de Kendo al comenzar y terminar cada entrenamiento, y en cada combate. Durante cada clase podemos hacer una media de diez o más inclinaciones en cuclillas: supongo que soy la única que las cuenta porque soy la única de mis compañeros que tiene pies planos, vértigo y obesidad.

Ayer acudí a un entrenamiento extra con Tatsu-senpai y otros miembros del Dojo que no son mis compañeros habituales. Fue una clase intensa. De esas largas que no se hacen largas. Del tipo de clase que disfrutas de una forma especial, en las que, en un momento, eres consciente de lo que estás haciendo y sorprendes a tu cuerpo moviéndose. Se desliza por la tarima, lanza un corte de espada, detiene un ataque. Y resulta que eres tú.

No es que no recibiera una manta de palos, claro. Pero saben mejor los de Tatsu-senpai :)

Hace dos años contaba en mi blog cómo me reía de mi propia torpeza. Me resulta raro contar lo contrario y hablar de aquellos tres combates en los que me descubrí sosteniendo, golpeando, venciendo. Respetándome. Aunque técnicamente no ganara ninguno.

Y al final de cada uno, hice Sonkyo. El movimiento en el que nadie repara. En el que yo siempre me caigo.

Algunas veces nos damos cuenta de que estamos caminando porque vemos la punta de nuestro pie, o el cambio de la respiración, o incluso el polvo que levantamos. Y entonces somos conscientes de la totalidad de los movimientos. Sonkyo, Kendo, Vivir. Eso me pasó ayer. Y me encanta.

(Este post se publica simultáneamente en el blog de Bluething)

Labels:

2 Comments:

Blogger El Replicante Nexus 7D dijo...

Bueno, eso de que nadie se fija en el Sonkyo... pregúntale a Carlos acerca de los exámenes en los que te tumban con ver tu sonkyo. Y no te dejan ni hacer el combate. Te dicen "fuera" y ya.

Sonkyo es una postura en la que un japonés te ve y sabe determinar, sobre un 80% de probabilidades de acertar, cómo va a terminar el combate.

Yo en el de SHODAN la cagué en el sonkyo del segundo combate. Tuve suerte, lo reconozco, porque el chico q estaba enfrente lo hizo peor que yo (el sonkyo, digo). Yo temblé, peo él se tuvo que apoyar con una mano.

Ahí creí que había suspendido. Pero Carlos, al finalizar el examen, me dijo unas palabras que son las que atesoro como una joya de la que jamás me desprenderé.

Y te juro que me dio una de las mayores (sino la más grande) alegrías que me he llevado en los últimos años de mi vida.

4:29 AM  
Blogger Small Blue Thing dijo...

Ese es un miedo que tengo: estoy poniéndole solución a la obesidad, pero no puedo dejar de tener vértigo. Supongo que eso no significa más que tengo que hacer sonkyo más despacio hasta que me salga solo :)

7:48 AM  

Post a Comment

<< Home