Budo Zanshin

Monday, August 07, 2006

Iaido (IV): Muso Shinden Ryu


Muso Shinden Ryu Iaido

La escuela Muso Shinden Ryu se compone de tres niveles de entrenamiento: Shoden (inicio, nivel de entrada), Chuden (intermedio, nivel medio) y Okuden (avanzado, nivel profundo). Muso Shinden Ryu puede ser traducido como: “Un estilo desarrollado de acuerdo a una visión divina vista en un sueño”.

Fue desarrollado a principios del siglo XX por Nakayama Hakudo (1869 - 1958), pero traza sus raíces hasta el siglo XVI, hasta Hayashizki Jinsuke Minamoto no Shigenobu, que desarrolló la primera escuela sistematizada de Iai. Cuando Nakayama, un hombre que había dedicado su vida al estudio de Iai y Kendo, llegó a la conclusión de que las artes clásicas debían ser reinterpretadas y abiertas al público general con el fin de hacerlas sobrevivir en el mundo en cambio, formuló las técnicas de Muso Shinden Ryu. No siendo ya necesitada como un arte práctico, hizo hincapié en la importancia del lado espiritual del entrenamiento de la espada como un método para mejorarse a uno mismo. La espada no se usa más para cortar al enemigo, si no como una herramienta para cortar nuestro propio ego. Desde esta perspectiva, trabajamos en el perfeccionamiento de los movimientos y el espíritu de cada kata, mejora la ejecución y la eficiencia del movimiento.

Las técnicas se han mantenido prácticamente inalteradas durante todo este tiempo, perpetuadas por los sucesores de la escuela. Junto a la escuela Seitei Iai es la más prácticada por los estudiantes de Iaido y, a diferencia de esta, está más enfocada al combate real.

Tiene 46 kata, actualmente divididas en tres niveles:

Shoden - Omori Ryu

1. Shohatto
2. Sato
3. Uto
4. Atarito
5. Inyoshintai
6. Ryuto
7. Junto
8. Gyakuto
9. Seichuto
10. Koranto
11. Gyakute Inyoshintai
12. Batto

Chuden - Hassegawa Eishin Ryu

1. Yokogumo
2. Tora Issoku
3. Inazuma
4. Ukigumo
5. Yama Oroshi
6. Iwanami
7. Urokogaeshi
8. Namigaeshi
9. Takiotoshi
10. Nukiuchi

Okuden - Suwari waza - tate hiza

1. Kasumi
2. Sunegaki
3. Shiho giri
4. Tozume
5. Towaki
6. Tanashita
7. Ryozume
8. Tora bashiri

Tachi waza - en pie

1. Yukizure
2. Tsure dachi
3. Somakuri
4. Sodome
5. Shinobu
6. Yukichigai
7. Sodesurigaeshi
8. Moniri
9. Kabezoi
10. Ukenagaeshi

Suwari waza - seiza

11. Itomagoi sono ichi
12. Itomagoi sono ni
13. Itomagoi sono san

Iaido (III): Seitei Iai


Seitei Iai

Seitei Iai es la escuela de Iaido más reciente. En 1956 la All Japan Kendo Federation (AJKF) creó una división de Iaido para, en 1969, crear una serie de siete kata seleccionadas de entre las más importantes escuelas tradicionales, incluyendo la Muso Jikiden Eishin Ryu y la Muso Shinden Ryu. En 1980 se añadieron tres kata más, y en el año 2000 otros dos, conformando la actual serie de doce.

La intención de esta escuela es la de promocionar el arte del Iaido, sobre todo entre los practicantes de Kendo (algunos kata están ligeramente modificados respecto a sus originales para hacerlas más familiares a dichos practicantes) buscando que el alumno aprenda la esencia y el espíritu de este arte.

Esta escuela está ampliamente reconocida en Japón y en el resto del mundo. Los practicantes de Iaido suelen estudiar y entrenar esta escuela antes de embarcarse en la práctica de otros escuelas tradicionales.

Una curiosidad de esta escuela es que, durante algunos años, se prescindió del uso del sageo (la cuerda que sujeta la funda a la cintura) porque no se consideraba necesaria. Sin embargo, hoy en día lo normal es usarlo, como en el resto de escuelas.

Seitei Gata - Zen Nihon Kendo Renmei

Suwari waza - seiza

1. Mae
2. Ushiro
3. Ukenagaeshi

Suwari waza - tate hiza

4. Tsuka Ate

Tachi waza - en pie

5. Kesa Giri
6. Morote Tsuki
7. Sanpo Giri
8. Ganmen Ate
9. Soete Tsuki
10. Shiho Giri
11. Sougiri
12. Nukiuchi

Iaido (II)


Entrenamiento de Iaido

El aspecto físico más importante de la práctica de Iaido es la corrección del movimiento. Se debe prestar especial atención a la consecución de un ángulo correcto (hasuji) de cada corte, de acuerdo a la técnica practicada. Segundo: se debe tener una imagen clara del kata en relación a la situación específica en que nos encontramos. Cada kata está basada en un escenario, pero como el Iaido se practica sin compañeros, la capacidad de invocar la imaginación de cada uno se convierte en un aspecto importante del entrenamiento. A este respecto, metsuke (movimiento de ojos o atención visual) es de importancia vital y debe ser comprendida.

En cada forma de Iaido, el movimiento del enemigo es fijo y está prescrito. Sin embargo, en realidad, sus acciones y respuestas pueden diferir mucho del modo en que se presenta la forma. O puedes encontrarte a ti mismo encarando a más de un enemigo a la vez. Se debe estar preparado para responder a cualquier encuentro potencial con el espíritu en calma, así que el zanshin es de importancia vital.

Más abajo hay una lista y descripción de los cuatro elementos clave en cualquier forma de Iaido, que pueden ser practicados de forma independiente de la forma en sí. Se debe prestar gran atención al dominio de cada uno de ellos.

1. Nukitsuke: La primera vez que se desenfunda la espada. Debe ser suave, poderosa y clara. Personaliza la esencia del Iaido. Aunque se haga con una sola mano debe ser efectivo y debe hacer innecesario el kirioroshi (kiritsuke). El trabajo de la mano izquierda es vital: saya biki – tirar de la saya hacia atrás para dejar que la hoja salga clara, propiciando un corte poderoso.

2. Kirioroshi (Kiritsuke): Es la ejecución vertical tras nukitsuke. Debe ser fuerte, bien controlado y claro. Vigila hasuji con cuidado.

3. Chiburi: Movimiento para quitar la sangre de la espada después de la ejecución de la técnica. Ha de ser suave y claro sin ninguna parade. Debe ser lo suficientemente fuerte para ser efectivo y complentamente controlado. También se ha de vigilar hasuji.

4. Noto: Devolver la hoja a la funda. Claro y suave sin detenerse y sin agitar el cuerpo. El trabajo de la mano izquierda es de gran importancia (saya biki y saya gaeshi). El zanshin se debe mantener en todo momento. Se debe estar preparado para desenfundar la espada en cualquier instante por un ataque del enemigo.

Un quinto elemento crucial en el espíritu del Iaido es zanshin. Zanshin es la auto-vigilancia durante y después de la ejecución de la forma, así como la buena disposición para responder a cualquier encuentro potencial que pueda surgir. Concentración completa en la técnica mientras se mantiene un saludable desapego a la realización verdadera – examinando la ejecución después de haberse completado, no en el momento de la realización. Sé abierto y preparado para cualquier cambio en la situación que pueda ocurrir.

De nuevo, metsuke es de vital importancia. Se traduce como: “Mirar a las montañas distantes”. La palabra significa enfocar los ojos en la distancia, y es crucial para desarrollar la vision mental requerida en Iaido.

Agarrar la empuñadura, o Te no uchi, es otro detalle al qu se debe prestar atención. Un agarre adecuado es importante para la ejecución efectiva de nukitsuke y kirioroshi.

La esencia del Iaido es una disciplina no combativa practicada para cultivar el espíritu individual. A través de la espada perseguimos mejorar nuestro espíritu y ser mejores personas, para promocionar la paz y los buenos sentimientos fuera del dojo y en nuestras vidas diarias. Aunque la senda puede ser difícil de seguir, uno debe tener en mente las metas superiores y tomar cada paso, superar cada obstáculo y al mismo tiempo, deleitarse y disfrutar del reto.

Sunday, August 06, 2006

Iaido (I)

Significado de Iaido

El Iaido es una disciplina de Budo atractiva para cualquiera que busque la satisfacción de un esfuerzo mental, que quiera aprender a blandir una espada Japonesa de un modo auténtico y seguro y que esté interesado en las raíces de la cultura de Japón.

El Iaido puede ser un buen complemento para el entrenamiento de Kendo. Es un arte marcial completamente aparte, que abarca la aplicación del katana en la autodefensa. El logro real de la esgrima moderna es una meta interior. Los estudiantes deben esforzarse en conseguir fuerza, precisión y perfección en sus formas. A lo largo del camino aprenden equilibrio, gracia y control tanto del cuerpo como de la mente. Mucha gente que ha practicado otras artes marciales como Karate, Kendo, Aikido y Judo, encuentran que el Iaido ofrece un complemento sólido a su estilo principal. Sin embargo, el Iaido puede ser, y es, practicado como un sólo arte. Si se estudia más de un arte marcial, se debe tener cuidado en evitar confundir los mecanismos del cuerpo y el trabajo de los pies de cada uno de los estilos.

El Kanji de Iaido contiene tres ideogramas: El primero I (IRU) significa existir o estar presente física y mentalmente (habitualmente en referencia a estar sentado). Si tuvieras que escribir el kanji para “sala de estar” se usaría este. AI representa la idea de estar en armonía (con tu actual situación). Y DO es la palabra japonesa para una senda o camino (forma de vida). Iaido puede ser traducido como: El camino para adaptar y responder con la mente y el cuerpo en una acción con un propósito (sin hacer mención a la espada).

Históricamente, el Iaido se enfrenta más con las situaciones del día a día que con aquellas del campo de batalla. El término “iai” se toma de la frase japonesa: “Tsune ni ite, kyu ni awasu”, lo que significa: “No importa dónde estés o qué estés haciendo, siempre debes estar preparado para cualquier eventualidad” (vigilancia constante).

Las kata de Iaido se realizan en un solo movimiento fluído. La mayoría de los escenarios sugeridos tienen un tema común: en respuesta a un ataque de uno o más adversarios imaginarios, la espada se desenfunda y resulta un contraataque eficiente. Las técnicas en sí manejan diversas situaciones, por lo que el kata puede situarse dentro o entre edificios, en campo abierto o incluso entre el gentío. Los kata tratan con situaciones como un ataque repentino por muchos oponentes, un ataque sorpresa al inclinarse para saludar a alguien, un enemigo que espera tras una puerta corrediza o un ataque en una habitación a oscuras, con el practicante sentado o caminando. Cuando el peligro ha terminado, la espada se vuelve a enfundar y e iaidoka vuelve a su posición original en total concentración y vigilancia. Esta flexibilidad de mente y cuerpo bajo diferentes circunstancias y en armonía con el entorno se expresa en el concepto japonés de “iai”.

Otros aspectos de la cultura japonesa, como los retos físicos y mentales del Budismo Zen, el énfasis en los rituales y la presentación y la importancia de la armonía con la naturaleza pueden encontrarse en el Iaido. El Iaido es, sin embargo, más que un arte marcial japonés. Realizar las kata correctamente requiere un perfecto control del cuerpo para que las técnicas sean efectivas, una concentración total para ser capaz de visualizar al oponente tan vívidamente como sea posible y más que nada, experiencia por entrenamiento. Mientras que trabajar en pos de la maestría en estas kata es la meta esencial del estudiante de Iaido, simplemente imitar los movimientos es, como mucho, un logro superficial. No hay nada como completar el entrenamiento del Iaido. Seguir la carretera sin fin hacia la perfección, aunque no es fácil, es increíblemente fascinante y agradecido.

Friday, August 04, 2006

Kendotour 2006 y un farewell

Debía haber escrito este post hace timepo, pero determinadas circunstancias, a las que me gustaría poder llamar simplemente personales, me han mantenido alejado de aquí.

Es este el momento en el que debo dejar aquí mis impresiones acerca del llamado "Kendotour 2006".

Fontenay. Semana de Iaido:

Muy dura. Mis nervios y cierta situación personal me han hecho pasar una semana muy tenso, aunque muy divertida gracias a determinadas personas (a ellos, mil gracias. Estais en un rincón muy grande de mi corazón).

Estaba nervioso porque llevaba únicamente dos semanas de entrenamiento con iaito y un parón de más de tres años desde la última vez que empuñé el bokken para hacer Iaido. Y me examinaba el viernes.

Bien, todo fue estupendamente, a nivel del Iaido, hasta el jueves que mis rodillas y mis pies se resintieron de la práctica inclemente. A pesar de tener heridas rodillas y empeines, me examiné de Iaido por primera vez, frente al, más que probablemente, mejor sensei de Iaido de Europa (Jean Pierre Raick sensei) y su tranquilidad me ayudó mucho en este lance.

Obtuve mi grado de 2º Kyu de Iaido. Enhorabuena a mí mismo. Desde aquél día, los franceses me conocen como "La momia"...

Muchas gracias a Lurie Yosef y a su espoosa que me pertrecharon de las vendas y los curativos adecuados. Y a Tsunami por dejarme las rodilleras para el examen. (¡Saludos de la Luchi!) :D


Fontenay. Semana de Kendo:

La semana más calurosa de las tres que he pasado entrenando. La recuerdo similar a la del año pasado, pero con el agravante del calor, que la tarde de miércoles causó estragos en las plantas de los pies. Durante un entrenamiento de kendo kata, las ampollas surigeron y decidimos que Pelayo, nuestro compañero "sanitario" al más puro estilo Vietnam, nos vendara los piececillos de forma guerrera: sin gasa, para evitar que la piel deslizara y provocara males mayores.

Mucho Kendo del bueno y para el recuerdo un combate con Debacker en Jodan no kamae y sus palabras: "Trés bien, Ippon. Kote ari"... Supongo que sabeis qué significa.

De esta semana de Fontenay siempre vuelve uno con muchos recuerdos y muchas lecciones que deben aprenderse: tanto de Raick sensei, Carpentier sensei, Vigneau sensei... y una lista casi infinita de practicantes que mejoran tu práctica con cada combate. Y no solo se mejora a nivel de Kendo.

Valencia. Otra semana de Kendo:

4 sensei japoneses: Kuroda sensei (7º Dan), Maruyama sensei (8º Dan), Komori sensei (8º Dan) y Abe sensei (8º Dan). Duros como ellos solos. Por las tardes la práctica se convertía en un infierno de calor y ahogo dentro del men. Pero no por ello íbamos a aredrarnos. Combatimos todos los días. No es cuestión de perder la oportunidad de, siendo cómo éramos apenas 20 personas, hacer combate con unos séptimos-octavos danes japoneses.

Ellos se reían mucho. Vaya usted a saber por qué razón.

Es el primer curso que hago en el que me pongo casi al principio de la fila. Ser Shodan me llevó a entrenar a diario con los cinco o seis rangos altos que habían venido a este curso.

El alojamiento y las instalaciones, por cierto, inmejorables. De veras.

Una experiencia a repetir... espero. Me han salido músculos y dolores que jamás había conocido en mi cuerpo antes... XDDDD

Por lo demás... bueno. No hay mucho que contar. Deseo fervientemente poder volver a ver a mis compañeros en circunstancias similares.

Nunca adiós. Siempre será un "abayo" (hasta pronto).